domingo, 23 de marzo de 2008

¿Quién carajos es Carola Reyna?

Domingo desmañanado. Esas cosas de vieja. Te acuestas a la madrugada y te levantas para tomar mate cuando el reloj marca las 7. En Old Trafford, el Manchester recibe al Liverpool. No empezamos bien con Carlitos en el banco de suplentes, pero por suerte Benítez no puso en primera línea a Crouch, el antijugador. Hay un tipo argentino que relata las instancias de la Premier League para Fox Sports y que de vez en cuando le pega alguna con sus gracias tipo cantar una de rock que sepamos todo cuando algún jugador la mete. Ahora no recuerdo estrictamente en qué consisten sus "genialidades", pero se trata de ligar el nombre del futbolista a algún tema popular y expeler algo ad hoc. Eso sí, llamar Carola Reyna al portero del Liverpool, en mención a una segundona actriz del país del bife, me pareció hoy el exceso de la atmósfera pesada que rodea a algunos argentinos, creídos como siguen de que son el centro del Universo. ¿Quién carajos conoce a Carola Reyna, además del escaso público que la sigue en su país de origen?. No me da más que tristeza cuando algún argentino hace tanto el ridículo afuera del patio de su casa. ¿Alguien le avisó al muchacho este que Fox Sports transmite los partidos de la Premier League para toda Latinoamérica? ¿O el tipo está creído que sólo se ven los partidos de la liga inglesa exclusivamente para ver a Tévez?
Ganó el Manchester, lo cual está bien. Entre Alonso (el Fernando) y Benítez (el Rafa), los periodistas españoles están escribiendo unas crónicas chauvinistas que ya no se pueden leer. Ganó Kimi en Malasia. Anoche, mi amigo Alonso (No Fernando, el Arreola) volvió a contar la anécdota de cuando conoció a Maradona en el entrenamiento de Puebla. Un tío lo escondió debajo de la mesa, con la complicidad de Olarticoechea, y Alonso se pudo quedar como polizón entre las prestigiosas huestes.
Tenía 12 años. Le puso la mano en el hombro a Diego y se quedó mudo. Diego se dio vuelta. Sus compañeros rieron. Y luego las fotos, la camiseta firmada por todos...Maradona estaba por convertirse en Dios. Escucho esa historia del 86 una y otra vez, pero anoche me estremeció. ¿Hay algo verdadero, auténtico, imprescindible, en esa cosa tan discutible que llamamos nacionalidad?. Me gustó hablar de Maradona, me gustó desde el lugar del orgullo de ser su compatriota...mmm, sentimentalismos de vieja. Es lo que digo: ya soy una mujer de edad.

4 comentarios:

Do men y Co dijo...

Felicidades por tu blog y tus magníficas entrevistas.

Vanessa C. Marcano dijo...

Estimado Consejero Playboy Venezuela:

CC: Mónica Marostain (Editora, Playboy México)

Quedé realmente estupefacta y escandalizada tras leer la sección Consejero Playboy en la edición de marzo de 2008, tanto así que me veo en la necesidad de escribirles. Mi reacción no responde ante la naturaleza sexual de las preguntas, ya que, como desde hace tiempo leo Playboy USA, estoy muy familiarizada con esa sección de la revista gringa y de hecho, me encantaba porque ofrecía consejos reales, pícaros y sin ningún tipo de juicios de valor.

Más bien, me dio vergüenza como venezolana ver como nuestra versión criolla del Consejero Playboy ha sido reducida a un verdadero albañal de pacatería, prejuicios y consejos ambos misóginos y misandristas, como si el encargado (o probablemente encargada - pues como mujer, "conozco a mi ganado" y estoy cansada de lidiar con féminas conservadoras en este país) de responder las preguntas no estuviera consciente de que está escribiendo justamente para Playboy, una de las franquicias eróticas más reconocidas en el mundo, no sólo por la clase que prevalece en sus fotografías de desnudos, sino por su naturaleza irreverente y cargada de energía y dinamismo sexual.

En una de las preguntas, donde uno de los lectores expresaba su deseo por hacerle propuestas sexuales a mujeres atractivas, en lugar de brindarle una respuesta sensata, con tips prácticos (al estilo del libro The Game, de Neil Strauss - es en inglés pero aquí hay un enlace en español que habla de la obra: http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2006/351/1150391961.html) para facilitar e incrementar las proezas sexuales de este y muchos otros lectores que probablemente tienen la misma pregunta... lo que hicieron fue arrancar con una bazofia prejuiciosa que acusaba al pobre hombre de "ver demasiadas películas porno". Ok, no es Playboy una revista "porno" y el canal Playboy, un canal "porno"? O es que se creyeron el cuento de que la gente lee Playboy por los artículos? En donde creen que están escribiendo?!

Después complementaron la respuesta con una leyenda estúpida sobre Casanova y la necesidad de tener "detalles" y tratar de "seducir" a la mujer. Son consejos machistas (sí, machistas) como esos los que roban a las mujeres del poder sobre su sexualidad, al disminuirnos a simplemente damiselas que sólo piensan en príncipes azules, deben "valorarse" (pero en muchos casos, lo que realmente quieren comunicar es el ponerle un precio a las actividades sexuales entre parejas monogamas) y a las cuales se les debe "meter senda labia" sobre sentimientos y "detalles" para poder aspirar a tener sexo con ellas.

Al final, en este ciclo vicioso, los hombres terminan hiriendo a las mujeres, al "prometer, prometer hasta meter", como ustedes aconsejan, pues algo que simplemente tenía que ser placer sexual y un rato agradable, termina volviéndose una red de mentiras, sentimientos falsos y traumas en cuanto a un aspecto tan normal de la vida, como es el sexo seguro, placentero y consensual.

Las mujeres venezolanas del siglo XXI deberían ser lo suficientemente maduras para responder de una manera apropiada a tales propuestas sexuales, un fenómeno que sus consejos y revista deberían promover de forma inequívoca. Si le provoca, sí, y si no, entonces no. Tan simple como eso! Ustedes asumen que la mujer es débil y no tiene conciencia ni poder de decisión, y en vez de fomentar mayor libertad y satisfacción sexual de toda la población venezolana, Consejero Playboy sigue favoreciendo una agenda neoconservadora y sutilmente machista que no sólo contradice todos los principios de la franquicia que representan, sino que aumenta la represión, frustración e ignorancia sexual que abunda entre nuestros compatriotas.

Y para terminar, denigraron e insultaron al lector con una dosis de prejuicio talibánico al decirle que si le daba fastidio esforzarse, que se comprara una muñeca inflable pues "nunca le diría que no".

Debería darles pena haber respondido de tal forma tan inmadura! Qué desfachatez!

Luego, la otra pregunta discutía un caso de infidelidad. Nuevamente, Consejero Playboy se agarró de un mito urbano sobre "el sexto sentido" de la mujer, quien supuestamente "percibiría" que el hombre en cuestión era casado y lo rechazaría por "cobarde", y por tal razón, debería ser honesto, confesar su estado civil y posiblemente, la nueva amante "le daría puntos" por decir la verdad. Pero si no lo hacía, "podría terminar como el esposo de Lorena Bobbit"

¿Quién redacta tales barbaridades misandristas? Un verdadero Consejero Playboy como el original de Estados Unidos y muchos otros como los de Brasil, Argentina, España y Rusia probablemente hubiera sugerido un posible trío entre las partes u otras soluciones realistas sin incitar pasivamente a los crímenes pasionales, consolidando así la liberación sexual sin poner en peligro la ética en cuanto al matrimonio, una institución que según el INE va en declive.

Pero ustedes no, simplemente están demasiado estancados/as en esta mentalidad tercermundista y conservadora y hasta que no cambien, no pueden dignarse a tener la autoridad sexual que confiere el título "Consejero Playboy". Si iban a tomar un punto de vista en contra de la infidelidad, díganlo claramente, pero no se burlen de nosotros, los lectores y lectoras, con esos textos absurdos que sólo propagan nociones falsas sobre un fulano "sexto sentido" (la típica leyenda de la cuaima venezolana) y una vez más, limitan y juzgan la sexualidad con principios morales de la edad media.

Finalmente, la última pregunta, la cual hablaba sobre un problema de eyaculación precoz, que podría resolverse con un método modificado de masturbación. Si bien al culminar la pregunta ofrecieron una respuesta medianamente apropiada, al principio del texto insinuaron que la masturbación era un acto pervertido (cita textual: "Búscate un lugar solo y callado, donde no te griten pervertido"), cuando, como todos sabemos, la masturbación es uno de los actos más normales en ambos géneros. Lo que más sorprende es que una revista como Playboy Venezuela (que más de uno/a utiliza como inspiración para aquél momento placentero y común en el baño y entre las sábanas) se atreva justamente a juzgar a los lectores por masturbarse. Que ironía!

Fue esa la gota derramó el vaso y me ví forzada a escribirles y manifestar mi preocupación y molestia con respecto a la dirección tan errada que está tomando Playboy Venezuela. En vez de ser un ícono y un ejemplo de progreso sexual en nuestro país, Playboy Venezuela se ha infectado del mismo germen que por años ha condenado a la población criolla a la más opresiva cuasi-dictadura sexual, que los hace cada día más hipócritas, ignorantes y reprimidos en cuanto al sexo.

Otro insulto más fueron las fotos de la tal "Garota Venezolana", quien permaneció en bikini durante toda la sesión fotográfica. ¿Esto es un medio pueril como Urbe Bikini o una revista seria para adultos? Recuerdo como en el programa de reality TV, "Keeping Up with the Kardashians", el mismo Hugh Hefner no aceptó unas fotos de la reconocida Kim Kardashian porque estuvieron demasiado cubiertas y carentes de erotismo. Kardashian tuvo que desnudarse por completo, pero manteniendo la clase y la delicadeza, en aras de conservar el elegante estilo de esta revista única. Entonces, ¿qué pasó con la versión venezolana que ya tiene unas cuantas ediciones en su haber?

Es triste que, pese al éxito que Playboy Venezuela tuvo con su edición de lanzamiento que destacaba a nuestra belleza criolla Alicia Machado, hoy en día se haya convertido en una revistucha prejuiciosa sin erotismo de "copiar y pegar", repleta con sesiones fotográficas provenientes de otros países latinoamericanos o de Europa Oriental, con una que otra fotico de una venezolana, las cuales, a final de cuentas, dejan mucho que desear sobre la audacia de la Playmate y del fotógrafo.

Queda en manos de ustedes seguir ultrajando los principios de la franquicia Playboy con su pacatería recalcitrante y destruir lo que alguna vez significó esta revista... o escuchar consejos y realmente darle un vistazo a lo que se supone que constituye una revista digna de llamarse Playboy.

Gracias por su atención y espero que este correo no caiga en oídos sordos.

Se despide, una lectora alarmada,

--
Vanessa C. Marcano

Anónimo dijo...

De verdad da pena tu comentario. Y ya da un poco de bronca eso de atacar siempre con saña a los argentino sin conocer la realidad del pais ni que hay distintas zonas e idisiosincracias y no solo el porteño o Buenos Aires, que para muchos es el 'argentino'.Pero ya estoy algo casando de leer contra al Argentina, Siempre defendi a Latinoamerica y la verdad no se de que pais seras pero voy a terminar pensando que de verdad hay algun tipo de enojo o envidia hacia lo que es el territorio argentino (como un par de veces me reconocieron hermanos limitrofes), ya que nos atacan hagamos cosas malas o buenas ,seamos o no porteños, sin ningun tipo de filtro o pensamiento racional.Asi como entre aqui no volvere mas asi que puedes seguir atacando e injuriando a gusto y discrecion pero me parece muy poco inteligente y justo atacar a un pais y a sus habitantes sin reconocer que como en todos lados hay cosas malas y buenas.Suerte y saludos.

maristain dijo...

Bueno, como eres anónimo no sé quién eres, pero me gustaría que supieras que soy argentina a mucha honra y adoro a mi país y a sus habitantes. Como tú, me enorgullezco de lo que hay que enorgullecerse y me avergüenzo de lo que corresponde. Saludos